Se destruyen nuestras finanzas tras unas vacaciones?

Todos las personas soñamos en algún momento de nuestra vida con realizar un viaje, unas merecidas vacaciones tras un largo periodo de trabajo y estrés, visitar ese lugar anhelado durante tanto tiempo, para algunos ese lugar se encuentre cerca para otros implica hasta ir a otro continente.

Sea cual sea la razón, sea cual sea el destino a visitar, lo cierto es que como toda actividad, esta requiere una planificación, fijar el sitio, el tiempo, las personas, el hospedaje, entre otros. De igual forma y considerado como el factor primordial se encuentra el capital que debemos disponer para nuestras soñadas vacaciones.

Es muy importante tener en consideración todos y cada uno de los factores que influyen en la ejecución de un viaje, más aun si deseamos que este sea exitoso. La planificación de los factores ya mencionados será fundamental.

Ahora bien, destacando al capital con el cual se debe contar, para este puede tornarse un poco más extensa la planificación,

Planear con anterioridad todos los gastos que implicaran nuestras vacaciones determinara, de manera lógica, la cantidad exacta de dinero con el cual debemos disponer. Para comenzar, podemos irnos informando por internet, si es que no contamos con suficiente tiempo, sobre los distintos presupuestos.

Realizar la solicitud por la vía ya señalada de las cotizaciones para cada uno de los lugares que deseamos visitar. Este primer paso será vital, podremos, desde la comodidad de nuestro hogar o trabajo, obtener una gran cantidad de opciones que incluso lograremos agrupar por comodidad, variedad y precio.

De igual modo, cuando contemos concretamente con el flujo monetario a disponer se puede establecer los medios para obtener este dinero. Son muchas las vías existentes para conseguir el capital que necesitemos.

Un financiamiento o un crédito son vías que nos facilitaran cumplir con la parte fundamental para hacer realidad nuestras vacaciones soñadas, todo esto sin la necesidad de destruir nuestras finanzas.

Cuando recurrimos a un financiamiento, se presentan dos maneras para financiar un viaje: la primera se basa en ahorro, esta es la primera de las opciones que se plantea, “no implica ningún tipo de riesgo no costo inicial” (1).

En la medida de lo posible y según nuestras capacidades económicas, mensualmente podemos ir destinando una parte de nuestros ingresos a una cuenta, al final del periodo de ahorro contaremos con el dinero deseado.

En segunda instancia se presenta el crédito, es una de las formas más común de financiamiento para un viaje, algo muy usado es el pago con la tarjeta de crédito. Por otro lado se puede solicitar un crédito en una entidad bancaria, donde ofrecen medios y tiempo de pago bastante flexibles.

Es cuestión de decidirnos por la opción más conveniente, lo importante es hacer ver que si podemos disfrutas de unos días de descanso sin que destruyamos nuestras finanzas.

Inspirado en : Finanzas prácticas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR