Qué puedo comer de noche?

A todos nos ha pasado, el insomnio se apodera de nosotros y nos levantamos a revisar la nevera. La ansiedad nos hace picar dulces o carbohidratos por las noches, según algunos especialistas las personas tienden a elegir los alimentos más calóricos a esta hora del día, ya que como han pasado controlándose todo el día, a esta hora el cansancio no los deja pensar con claridad y deciden comer de noche todo lo que tienen a la mano.

Ya lo hemos escuchado: los caprichos nocturnos permiten engordar mucho más que las comidas que realizamos en el día. Es por ello que, la mayoría de los expertos recomiendan comer 3 horas antes de irse a dormir, para de este modo evitar la mala digestión. Claro que, si tienes hambre antes de dormir puedes comer, solo que debes elegir aquellos alimentos menos calóricos, es importante que sepas escoger.

Nada de dulces, ni grasas

No puedes comer dos pedazos de torta o grandes porciones de papas o alimentos con grasa, tienes que tener mucho cuidado en lo que consumes ya que según investigaciones realizadas en la Universidad de Florida las personas sedentarias tienen la tendencia de mantener en su cuerpo las calorías que consumen a altas horas de la noche “esas 150 calorías tomadas antes de acostarse provocan mayores niveles de insulina y glucosa en sangre que, con el tiempo, pueden causar la acumulación de grasa excesiva e incluso diabetes” afirman en un articulo de El País.

Otro factor que será determinante es el ejercicio físico que las personas realicen, ya que ejercitarse logra que tengas un metabolismo siempre acelerado que les permitirá quemar las calorías extra que consuman en la noche.

“El sueño es el único momento en el que no tienes que hacer cosas que requieran energía” afirma el médico Michael Ormsbee, director de un Instituto de Ciencias y Medicina en la Universidad Estatal de Florida, por ello se recomienda comer proteínas, las cuales repararan el tejido muscular antes de dormir.

Otras opciones para comer de noche representan los yogures, la leche descremada, el queso bajo en grasa, el jamón cocido, la proteína sin grasa como el pavo, el pollo o el pescado: “si tomamos dos yogures, estamos ingiriendo más de 10 gramos de proteína y prácticamente nada de grasa, lo cual puede ayudar a un mejor control de la sensación del hambre. También un vaso de leche desnatada, que aporta triptófano, aminoácido esencial que promueve la serotonina, o una ración de queso bajo en grasa servirían” recalcan en un articulo de El País.

Finalmente, si quieres comer de noche, recuerda que la clave esta en entrenar de día y elegir muy bien lo que vas a consumir. ¡Dulces sueños!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR