¿Qué es el gatillazo? ¿Te ha pasado?

A veces puede suceder el gatillazo, tienes semanas sin ver a tu pareja, no han tenido tiempo de encontrarse íntimamente por el trabajo y las ocupaciones cotidianas. La emoción del momento, la energía contenida, se supone que harán de ese momento algo especial, sin embargo no es así, la erección aparece, pero luego se desinfla dejando un sabor amargo para el hombre y la mujer.

El denominado “gatillazo” ocurre cuando menos lo esperas “suele presentarse en momentos de alto voltaje sexual. Cuando el hombre lleva semanas esperando acostarse con alguien, ya sea porque se trata de una relación a distancia o porque hace mucho tiempo que esa persona le atrae. O cuando está ante una mujer muy atractiva y “hot”, que hace que su ‘arma’ se desactive sorprendentemente” recalcan en un artículo de El mundo.

Algunos hombres pueden pensar que están sufriendo de impotencia, otros que no están dando la talla sexualmente, que han perdido condiciones, sin embargo ni una cosa ni otra, esta circunstancia suele suceder por razones específicas.

El gatillazo no es difusión eréctil

Este problema no puede denominarse como una disfunción eréctil, pues no es permanente, es una circunstancia transitoria. Se le llama también “impotencia situacional” y puede ocurrir como algo normal en la vida sexual de los hombres por falta de concentración, cansancio, estrés, falta de sueño, falta de interés en la pareja, miedos diversos e inseguridades.

De igual modo, los problemas cotidianos se pueden meter debajo de las sabanas, ya que si practicas el sexo en un ambiente que no es el adecuado o la persona esta pensando en circunstancias “mata pasiones” la energía no va a fluir del mismo modo en que se acostumbra.

Sin embargo, este problema puede agravarse si debido a la ansiedad, el hombre bloquea su mente impidiendo que disfrute de su vida sexual: “Muchos problemas de la erección son causados por factores emocionales fáciles de corregir, como la ansiedad al desempeño, el miedo al rechazo femenino, la anticipación de la impotencia a causa de algún episodio pasado” afirman en un articulo de El Pais.com

¿Soluciones? ¿Medidas desesperadas?

El sexólogo Ezequiel López Peralta, recomienda sacar de la mente toda sombra de duda y preocupación sobre el buen desenvolvimiento. Se debe practicar muchas técnicas de relajación y liberación del estrés para eliminar los nervios que puedan ocasionar una mala experiencia. De igual modo, idealmente el hombre debería conocer su propio cuerpo, para así percatarse del modo en que puede reaccionar: “Hay que encontrar el momento y el lugar oportuno para tener una erección más cómoda y segura. La mujer no debe tomarse la situación como algo personal. Esto no sucede porque ella no sea atractiva o excitante, al contrario, quizás él se siente tan atraído o incluso enamorado que se preocupa demasiado por no fallar… y su pene no funciona” afirma enfáticamente López Peralta.

Finalmente, todos sabemos que el órgano sexual más importante es el cerebro, no deje de usarlo para su beneficio, concéntrate en la felicidad que obtendrá con su pareja y no pierda el tiempo con pensamientos negativos, así evitarás el popular gatillazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR