Cómo disminuir el consumo de sal?

La sal es la encargada de generar en los alimentos ese sabor básico: el salado, es barata y elimina los sabores ácidos de los alimentos. Se utiliza principalmente para condimentar ciertos platos y para conservar la carne y el pescado.

En grandes cantidades el consumo de sal es perjudicial para nuestra salud, ya que está ligado intrínsecamente con el incremento de la presión sanguínea y la hipertensión arterial, también puede impulsar o acrecentar las enfermedades de los riñones, la retención de líquidos, la osteoporosis, cataratas. Si sufres de diabetes o tienes problemas cardíacos seguramente tu médico te prohibió consumirla.

Consumir sal cambia nuestro comportamiento ante los alimentos, ya que actúa como estimulador del apetito, es por esto que muchas veces las grandes industrias desarrollan productos con altos contenidos de sodio, así garantizan que su consumo sea mayor.

Según,Wikipedia “Se han realizado investigaciones acerca del consumo de sal en los humanos occidentales, y se ha podido comprobar que el 10 % de la sal que se ingiere proviene de forma natural de los alimentos, el 15 % proviene de lo que se añade durante la elaboración casera de los alimentos y el 75 % proviene de lo que añaden las industrias alimentarias en el procesado de los alimentos. Estos estudios muestran que un británico medio a finales del siglo XX consumía cerca de 10 g de sal (en más detalle 10,7 gramos en un varón y 8 g para las mujeres). Estos datos indican que una dieta baja en sal debe regularse principalmente en la compra de los productos además de reducir su cantidad durante el cocinado.”

Lo ideal para una alimentación saludable es reducir al mínimo el consumo de sal, hasta que se logre poco a poco eliminarlo de tu dieta. Es por esto que a continuación te daré unos consejos que te ayudarán a lograr lo anteriormente dicho, así lograrás verte y sentirte mejor:

  • Selecciona comidas que por naturaleza llevan menos sal: opta por comer más frutas y verduras.
  • Sustituye la sal por hierbas y condimentos saludables: ve probando diferentes alternativas saludables hasta que encuentres las que se adapten a tus gustos. Otra alternativa es utilizar jugo de limón, ajo, pimienta y orégano para darle más gusto a tus preparaciones.
  • Disminuye la cantidad de sal que usas: el consumo aconsejado es de 3 gramos al día, esta cantidad no se refiere solamente a la cantidad que tu aplicas directamente cuando cocinas, sino a la que viene escondida en algunos alimentos preparados. Así que revisa las etiquetas de los productos que comes y selecciona aquellos que sean los más bajos en sodio.
  • Compensa el consumo de sal comiendo alimentos ricos en potasio. Recuerda que el cloruro de potasio es un tipo de sal, pero que no tiene los efectos nocivos de la refinada. Si se consume en exceso el cloruro de potasio también puede ser dañino. La idea es que busques los alimentos naturales que contengan potasio y los comas de manera equilibrada.

No hace falta que vayas al médico para empezar a reducir la cantidad de sal que consumes y tomar en cuenta las recomendaciones dadas. Si empiezas por tu cuenta y vas poco a poco cuando vayas a tu chequeo médico rutinario de seguro estarás mucho mejor que la última vez. Hazme caso y no esperes a que te la prohíban por completo sin previo aviso, ve con calma para que se te haga más fácil.

Inspirado en : Wikipedia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR