Del amor a primera vista y otros fenómenos

Hemos escuchado muchas veces que enamorarse es posible sólo al ver a una persona por un único instante, ese sublime momento donde literalmente te quedas sin aliento. La literatura y el cine están repletos de esas acciones primigenias que perduran en el tiempo. Pero en nuestra cotidiana realidad ¿existirán esos momentos cuasi celestiales del querido amor a primera vista?

El portal http://entremujeres.clarin.com/ manifiesta que la ciencia tiene opiniones encontradas al respecto. Sugiere que existen estudios que explican cómo surge ese chispazo inicial; y otros que aseguran que el flechazo es sólo un “engaño” del cerebro, un órgano que tiene la capacidad de editar y resignificar recuerdos pasados según su conveniencia.

Ante la exposición anterior iremos por partes, hablaremos inicialmente sobre aquellos que sugieren que esa emoción (no sentimiento) puede ser genuina, y es que para el que la ha vivido es real y hasta tangible.

Estudios neurológicos indican que la hormona responsable de esta querencia instantánea es la dopamina, pues al ser liberada en el cerebro causa una sensación inmediata de enamoramiento, esto ocurre a partir por supuesto, de esa atracción física primitiva que sentimos por la otra persona. No obstante, esto no significa que ese flechazo inicial no evolucione a un sentimiento más profundo y sosegado, pero si es muy importante no confundir esa emoción inicial con amor que es un sustantivo propio del sentimiento profundo y perdurable.

La misma página citada al inicio, halló una publicación elaborada en el Journal of Neuroscience, donde se asevera que ese flechazo al que a veces se les atribuye el comienzo del amor es tan sólo producto de un engaño cerebral. Esto sucede cuando un conjunto de recuerdos del pasado, almacenados en la memoria, se combinan con sentimientos que se experimentan en el presente. Es como trasladar nuestros anhelos más profundos a la imagen de la persona que acabamos de ver.

Como en cualquier caso esta sensación de enamoramiento no tiene un análisis previo, es algo surgido arbitrariamente, pues se debe tomar un tiempo para conocer a la otra persona, observar si la atracción es mutua, y por supuesto, si al ir conviviendo tienen puntos de coincidencia que puedan dar paso al siguiente nivel.

Recuerda que el amor es un proceso que te genera aparte de estas emociones ya descritas, paz, sosiego, tranquilidad y seguridad; no toma decisiones precipitadas y va madurando poco a poco. Por eso es muy importante no desbocarse con las sensaciones iniciales que genera ese amor a primera vista.

Inspirado en :Entre mujeres

Salud 180

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR