Conoce la personalidad financiera de tu matrimonio

El dinero, es el mayor causante de los problemas que surgen en el matrimonio. Ponerse de acuerdo en cómo llevarán las cuentas o quién pagará qué cosas siempre ha sido motivo de disputa. Si este es tu caso, entonces tienes mucho que aprender. Lo primero es conocer la personalidad financiera que tienen tanto tú como tu pareja, para luego partir de allí.

Cuando hablamos de personalidad financiera, nos referimos a las actitudes que tomamos y con las que nos sentimos cómodos en relación al dinero que entra y sale en nuestro hogar.

La del proveedor

El hombre siempre se asume como el proveedor. Aunque la mujer trabaje y tenga un buen ingreso, el esposo es el que corre con todos los gastos importantes de la casa. Ambos cónyuges están de acuerdo con esta decisión o personalidad.

La del 50-50 fifty-fifty

Es la actitud más común en los hogares. Tanto el esposo como la esposa se dividen por igual los gastos de la casa. Eso incluye comida, manutención de los hijos, pagos de hipotecas o vehículos, entre otros.

Tú pagas X y yo pago Y

En este caso, el matrimonio se pone de acuerdo en los gastos que cada uno va a tener. Por lo general, el esposo asume gastos más grandes como los relacionados con la hipoteca o el carro, así como la educación de los hijos. Y la esposa asume gastos de comida, entretenimiento u otros.

Lo mío es mío y lo tuyo de los dos

En algunos matrimonios ocurre que la mujer dispone solo para ella el dinero que gana, no hace ningún aporte para el hogar, mientras que el marido corre con todos los gastos suyos y familiares.

El que gana más, paga más

El que genere mayores ingresos, se hace cargo de los gastos más grandes. No importa el sexo, simplemente los gastos se adecúan a los ingresos que cada uno percibe.

Proveedor-apoyo

En esta concepción el hombre es considerado como el mayor proveedor del hogar y la esposa tiene un rol de apoyo en proporción a los ingresos que percibe.

Tú en tu casa y yo en la mía

Algunas parejas optan por no vivir juntas para no compartir los gastos, pero incluso, muchas que sí conviven, asumen esta actitud egoísta y solo pagan lo que ellos consideran que es “su responsabilidad”.

Estas son las diferentes personalidades financieras que existen. Seguramente te identificaste con alguna de ellas o identificaste a tu pareja. El problema surge cuando ambos cónyuges tienen actitudes diferentes, por lo que se les hace difícil llegar a acuerdos cuando se trata de dinero. Entender el punto de vista del otro es el primer paso para hallar la armonía financiera en tu hogar.

Fuente: Blogylana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR