4 pasos fundamentales para convertirte en un trabajador independiente

Si has pensado en trabajar de forma independiente, ese paso viene acompañado de otros elementos que deben atenderse junto a este emprendimiento. Esta forma de trabajar hace posible acceder a contratos con empresas que resultan ventajosas para ambas partes. En el caso de las empresas se ahorran la acumulación de los pasivos propios de la contratación de personal para su nómina y para el contratista independiente, mejores ingresos que si fuera un empleado.

Pero en tu caso, debes ir invirtiendo en herramientas y equipos para ofrecer tus servicios, dependiendo de la naturaleza que tenga tu actividad. Y dependiendo en qué país, estado o ciudad donde registres tu actividad, hay diligencias ineludibles para poder operar legal y formalmente. A continuación verás las más comunes en casi toda jurisdicción.

  1. Debes registrar el nombre de tu firma. Tu firma debe decirle a tus prospectos qué es lo que haces. Debes investigar cuáles son los pasos a seguir en la jurisdicción que te corresponda e ir preparando los documentos de registro de tu firma necesarios para poder facturar, publicitar y/o ofrecer tus servicios dentro del marco legal y mercantil que exija dicha jurisdicción.
  2. Asegúrate de tener Licencia para ofrecer tus servicios. Esto puede significar cosas muy distintas dependiendo en dónde trabajes. Quizá eso implique cumplir con unas formalidades con el fisco (llámese Hacienda, Impuesto, dependiendo como lo llamen en cada país) tales como rellenar formularios y/o el pago de tarifa o gravámenes. En este campo lo más razonable es que te asesores con un profesional en el área fiscal que te dé las recomendaciones más convenientes para emprender un negocio fiscalmente saludable y ético.
  3. Infórmate de tus deberes fiscales. Toda persona que mantiene una actividad comercial debe pagar impuesto al fisco; eso es una verdad universal. Dependiendo de los ingresos anuales que tengas, hay un pago de Impuesto sobre la Renta qué pagar. Además de los impuestos municipales, o los que exija tu jurisdicción. Sin embargo, el pagar impuesto también tiene sus ventajas: te permite hacer deducciones sobre gastos, donaciones o servicios voluntarios, como siempre, estas ventajas serán más mientras más informado estés al respecto.
  4. Lleva unos buenos registros contables. Ponte en manos de un Contador o Contable que te lleve los registros de tus actividades comerciales y así podrás responder pronto a todos tus deberes ante las autoridades sin ningún problema.

Que tus principios de honestidad y honradez guíen tus pasos como trabajador independiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR